¿Existe un vínculo entre el hinchamiento y los probióticos?

Los suplementos probióticos se hacen de cepas de bacterias que se sabe que contribuyen a una flora intestinal saludable. Las bacterias amigas del intestino protegen sus intestinos de los microbios dañinos, sintetizan la vitamina B-12 y la vitamina K, y promueven un sistema inmunológico saludable, según el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa y un número de 1997 de “European Journal of Cancer Prevention”. Si a menudo se siente hinchado, los probióticos pueden ayudar a restaurar el equilibrio de su flora intestinal y controlar el hinchazón, aunque su hinchazón puede empeorar cuando empiece a tomar probióticos.

Elegir el probiótico correcto

Para ayudar a controlar el hinchazón, es importante elegir un probiótico que sea eficaz para usted. Algunos probióticos contienen una única cepa de bacterias mientras que otros contienen cepas múltiples. Mira la etiqueta para determinar qué cepas están presentes en un producto en particular. Si usted es muy sensible, comenzar con una cepa puede ser mejor, pero algunas personas pueden tolerar múltiples tensiones desde el principio. Puede que tenga que experimentar con diferentes marcas hasta que encuentre la más adecuada para usted. Una manera barata de incluir más probióticos en su dieta es fermentar la lechería para hacer kéfir, yogur o crema agria o fermentar verduras para hacer chucrut u otras verduras lacto-fermentadas. Fermentar sus propios alimentos puede ayudarle a obtener una gran cantidad de múltiples cepas de probióticos en cada mordida, de acuerdo con un número de 2007 de “Microbiología Aplicada y Ambiental”.

Efectos secundarios a corto plazo

En el corto plazo, la adición de probióticos a su dieta puede causar gases, flatulencia, eructos y distensión abdominal. Si usted tiene síndrome del intestino irritable, el crecimiento excesivo de bacterias intestinales o malabsorción de fructosa, la adición de probióticos a su dieta es probable que empeore su hinchazón. Estas bacterias pueden alimentarse de nutrientes no absorbidos de los alimentos que usted come, produciendo gases e hinchazón. Comience con pequeñas dosis de probióticos y gradualmente aumente la cantidad que toma, como sugiere la doctora Natasha Campbell-McBride, nutricionista y autora de “Síndrome de intestino y psicología”. Comience con 1 cucharadita de chucrut crudo o 1 cápsula de probiótico al día durante la primera semana y agregue uno más la semana siguiente para evitar la hinchazón excesiva y los efectos secundarios.

Beneficios a Largo Plazo

Aunque los probióticos pueden resultar en un cierto hinchazón en el corto plazo, ayudarán a restaurar el equilibrio en su flora del intestino en el largo plazo. Una flora intestinal saludable puede ayudar a prevenir la hinchazón, especialmente si combina sus probióticos con una dieta saludable. Consumir una fuente diaria de probióticos a partir de suplementos o alimentos fermentados para evitar que las bacterias malas y la levadura de crecimiento excesivo en los intestinos y causar hinchazón.

Comiendo correctamente

Las bacterias se alimentan de azúcar, que se puede obtener de la digestión de almidones y carbohidratos. Si come muchos carbohidratos mientras toma probióticos, corre el riesgo de sufrir de hinchazón porque las bacterias comen algunos de estos carbohidratos y producen gas. La hinchazón es causada por este exceso de gas, producido por las bacterias en los intestinos. Evite grandes cantidades de alimentos que contengan carbohidratos mientras comienza un régimen de probióticos, con el fin de minimizar la hinchazón. Algunas personas también tienen problemas para tolerar los prebióticos. Las fibras prebióticas son compuestos que sirven como alimento para las bacterias en el intestino. Fructo-oligosacáridos, inulina, raíz de achicoria o alcachofa de Jerusalén son fuentes de fibra prebiótica que puede causar hinchazón en algunas personas.